Difusión

Ponemos a su disposición artículos especializados en farmacovigilancia y tecnovigilancia.

con el objetivo de contribuir en la difusión de información relevante, objetiva y completa, presentamos artículos de investigación científica nacional e internacional.

Evita que tus hijos confundan medicamentos con caramelos

Mantener fuera del alcance y de la vista de los niños.

Halloween del año pasado dio un buen susto en la ciudad de Quebec, Canadá. Una farmacia repartió por equivocación medicamentos en lugar de dulces, antipsicóticos y tratamiento del trastorno bipolar[i] entraron en las bolsas de los niños junto con los caramelos y los chocolates. Los efectos secundarios de dichos medicamentos son principalmente diarrea, vómitos o dolor de estómago pero la situación no pasó a mayores. 

Esto no sólo ocurre en fechas señaladas como Halloween, se calcula que anualmente llegan alrededor de 60,000 niños a las salas de emergencias por haber ingerido medicamentos dejados a su alcance, por ello la organización PROTECT en colaboración con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) han lanzado una campaña llamada Fuera del alcance y de la vista. 

 

La campaña pretende concientizar a la población sobre el peligro que puede representar para los niños ingerir medicinas que no les han sido prescritas o dosis mayores de las que necesitan, pudiendo presentar cuadros de intoxicación, envenenamiento o los efectos adversos de los medicamentos en mayores proporciones. Para evitar que esto suceda la campaña da unas recomendaciones básicas que listamos a continuación[ii]. 

1.   Elegir un lugar de difícil acceso para los pequeños

Sean medicamentos que se venden con receta médica o no, todos son peligrosos si los ingiere quien no debe. Es necesario guardarlos en un lugar que no alcancen ni vean los niños.

2.   Guardarlos siempre después de su uso

Aunque sea un medicamento de toma regular nunca dejarlos cerca de un niño.

3.   Verificar la tapa de seguridad

Aunque estén fuera de su alcance es mejor asegurar que los medicamentos estén bien cerrados, si tienen una tapa de seguridad hay que girarla hasta escuchar el clic. 

4.   Enseñar la manera apropiada y segura del uso de medicamentos

La educación en este sentido es importante, por eso es bueno explicar a los niños por qué el adulto es el que tiene acceso al medicamento, qué es una medicina y por qué hay que cuidar cuánto se toma. Nunca se debe decir que son dulces, ni siquiera para hacer que los tome cuando tiene que hacerlo.

5.   Prepararse para una emergencia

Tener a la mano el número de emergencias es imprescindible para estar prevenido ante cualquier accidente con los medicamentos. En México el número de emergencias es 911 y desde 2013 las consultas al Centro de Información y Asistencia Toxicológica del CMN Siglo XXI del IMSS se atienden en los teléfonos 56 27 69 00 ext. 22317 y 22320, en el número celular 044 55 36 51 66 72 o por correo electrónico en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.[iii].

 

 


 

ImprimirCorreo electrónico